Certificación Energética

Permite que el comprador o el inquilino puedan valorar y comparar la eficiencia energética como un factor añadido antes de comprar o alquilar


 

Obligatorio para vender y alquilar una vivienda

 

– Desde el 1 de junio de 2013  las viviendas en venta o alquiler deben disponer de un certificado de eficiencia energética que dé constancia de las emisiones de CO2 del edificio mediante una escala de siete letras que van de la A a la G (*1).

 

– Este certificado tendrá una validez de diez años.

 

Utilidad  del certificado energético

 

– Permite que el comprador o el inquilino puedan valorar y comparar la eficiencia energética como un factor añadido antes de comprar o alquilar.

–Favorece la promoción de inmuebles de alta eficiencia energética  

–Fomenta el ahorro energético de las edificaciones.  –Actualmente en España los edificios consumen el 30% de la energía total utilizada en el país (*2)
–Además de la calificación del edificio, el certificado debe incluir información objetiva sobre las características energéticas del inmueble y recomendaciones para la mejora de su eficiencia.

 

 

(*1) Ley 8/2013 de 26 de junio, de Rehabilitación, Regeneración Renovación urbana)

http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2013-6938

 

(*2) Datos de IDAE  (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) www.idae.es

 

 

Cómo se calcula la eficiencia energética

 

Midiendo la energía que consume un edificio al año en condiciones  normales de uso y ocupación. Se tienen en cuenta todos los servicios utilizados de manera habitual, como la calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente y la iluminación. Como herramienta para facilitar la obtención del certificado energético,  el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha elaborado los programas informáticos CE3 y CE3X, ambos publicados como documentos reconocidos a disposición de los técnicos certificadores.

 

Sanciones de hasta 6.000 euros

 

Las multas previstas para los propietarios que comercialicen sus inmuebles sin la debida certificación energética oscilan entre los 300 euros y los 6.000 euros, según el grado de infracción.

No mencionar el certificado en la oferta del inmueble o no renovarlo al vencer su periodo de validez serán consideradas faltas leves. Serán graves cuando no se registre  el certificado en  el órgano competente de la Comunidad Autónoma, no se entregue al comprador o al inquilino, o se exhiba una etiqueta que no corresponda con el certificado registrado. Y muy graves si no se cuenta  con el certificado o se falsea  información para obtenerlo.